diciembre 17, 2008

Calvin y Hobbes

Posted in literatura, pintura tagged , a 6:23 pm por Cartier

 

Es, sin duda,uno de los cómics más rompedores. Bill Watterson, su autor, publicó diariamente viñetas desde Noviembre de 1985, hasta Diciembre de 1995, en más de 2400 periódicos y vendió más de 30 millones de recopilatorios en formato comicbook.
Muchos expertos califican este cómic como uno de los más complejos y ricos del siglo xx.
Los personajes Calvin, de seis años, y Hobbes su peluche, que cobra vida, deben sus nombres a Calvino,teólogo reformista y a Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, y representan el conflicto entre ambos.
calvin_hobbes_640_480
Veintitrés años después de la publicación de la primera viñeta, la obra se erige como un referente cutural. Tras más de 3000 viñetas, Watterson se erige como el genio del otro cómic, el basado en personajes aparentemente sencillos pero que ofrecen un análisis del pensamiento, cultural y social lleno de crítica, pues rasgo de este autor es, precisamente, su capacidad para trasladar a los personajes una gran capacidad crítica. Recomiendo totalmente este cómic que juega con el poder principal del cómic, la imágen y los diálogos o monólogos de Calvin.
Por Cristina Gullón-
Anuncios

octubre 1, 2008

Frida Kahlo

Posted in pintura tagged , , a 9:17 am por noeliass

Dada la corta edad de este espacio para la cultura, no pudimos celebrar en su momento el centenario del nacimiento de Frida Kahlo, que fue el año pasado, y no quisiera que pasara más tiempo sin hacerlo.

La genial artista mexicana vino al mundo en 1907, aunque ella se empeñaba en decir que nació con la Revolución Mexicana, en 1910. Sus orígenes familiares marcaron su vida y obra: era hija de un inmigrante judío alemán y de una indígena con ascendencia española; esto se reflejará en su pintura y en sus costumbres: un marcado amor por las tradiciones mexicanas mezclado con las tendencias pictóricas europeas.

Kahlo no tuvo una vida fácil. Siendo muy pequeña, contrajo la poliomielitis y como consecuencia de la misma, su pierna derecha se desarrolló menos que la izquierda y adquirió una cojera que la acompañará para toda su vida. La mala fortuna se cruzó de nuevo con ella en 1925 cuando un camión impactó contra el tranvía en el que viajaba y estuvo al borde de la muerte. Esto la llevó a pasar meses en cama; postrada, sufriendo unos terribles dolores y presa del aburrimiento, comenzó a pintar. Se dice que su madre colocó un espejo en el techo de su habitación y que  por eso la artista tuvo como motivo principal de su obra su propia imagen: uno de sus cuadros más famosos La Columna Rota, es un buen ejemplo de ello (aunque corresponde a otra época).

 

En este sentido, es muy importante la producción de autorretratos que llevó a cabo la autora: “pinto autorretratos porque estoy gran parte de mi tiempo sola, porque soy la persona a quien mejor conozco”. Su imagen favorita: ella vestida de tehuana, con alguna de sus mascotas o sola, con una mirada siempre expresiva. Es imposible no caer en la tristeza que expresa Diego y yo.

 

Aunque durante su vida, y por las imágenes oníricas que en muchas ocasiones recreaba en su pintura, se la incluyó en el movimiento surrealista que estaba comenzando a tomar fuerza en el viejo continente, ella siempre quiso escapar de encasillamientos artísticos y aun a día de hoy nadie se pone de acuerdo en qué movimiento encuadrar su obra. El espíritu rebelde de Frida hace imposible que se enclaustre su producción bajo definición o nombre alguno.

En 1929 conoce a Diego Rivera y comienzan una relación apasionada que resiste varios envites: la infidelidad de Diego con la hermana pequeña de Frida (“su favorita”) y los tres abortos que la artista sufre como consecuencia de su delicada salud.  

 

Otro aspecto importante de su relación es la militancia (muy activa) de ambos en el Partido Comunista.

No quiero extenderme más en la biografía de la autora. Sencillamente os invito a tod@s a indagar un poquito sobre su obra, porque merece la pena ver a través de sus esas ventanas pictóricas la vida de esta mujer que agotó su vida muy joven, pero la sintió intensa y apasionadamente, sin perder ni un momento el optimismo y las ganas de seguir luchando.

Este es nuestro pequeño homenaje a Frida Kahlo.

Por cierto, es muy recomendable la película de la vida de la artista “Frida”, con Shalma Hayek en el papel de la pintora.