febrero 14, 2010

Invictus

Posted in cine tagged , , , , , , a 9:25 pm por jjoaquinpi

Tan buena como prometía la crítica en su inmensa mayoría. El reparto, desde luego, no decepcionó. Y la dirección, por parte de Clint Eastwood, me sorprendió postivamente. La película se inserta en el contexto del primer año de gobierno de Nelson Mandela. Política e institucionalmente, que el líder del CNA surafricano que luchó contra el apartheid llegara al poder tras su liberación de la prisión, prometía el fin del bochornoso régimen racista y dictatorial. Pero, en estos casos, las cosas no son tan fáciles y pronto los más convencidos en cambiar la realidad se topan de bruces contra ella. No basta con cambiar un gobierno para modificar de raíz usos, costumbres, relaciones de poder y modos de sociabilidad profundamente arraigados de un día para otro.

Para ello, Mandela decide aprovechar la Copa del Mundo de rugby, evento al que la selección surafricana acudía profundamente desmotivada para convertir un elemento de discordia, símbolo de la discriminación, en un elemento de unión e integración. Para ello, el equipo nacional, integrado por blancos en exclusiva, realizará giras por barrios y poblados marginales de las afueras de las ciudades para transmitir a la infancia y a la juventud negra surafricana la pasión por este deporte. De este modo, capitán y presidente se esforzarán en crear un proyecto común para un equipo y un país entero.  

Digna de mención es el perfil psicológico del personaje interpretado por Matt Demon, que encarna al capitán de la selección surafricana de rugby. Representa fielmente el perfil de persona influida por el entorno en el que creció pero que posee una chispa de humanidad en su personalidad que le hará entender el proyecto de Mandela y simpatizar con su persona hasta darse cuenta de que sus destinos están unidos por la Copa del Mundo. El guión refuerza esta sensación al presentar las vidas de ambos líderes discurriendo de modo paralelo a raíz de la inauguración del torneo.

Morgan Freeman demuestra su gran categoría como actor interpretando a Mandela. En esta película tiende, de nuevo, a asombrar al público pese a ser un actor consagrado. Su personaje no muestra excesivos cambios de comportamiento como ocurre en el caso de la interpretación de Damon, pero, sin duda, su perfil psicológico muestra la necesidad de una tenacidad y una persistencia en la interpretación que a buen seguro guarda una gran semejanza con el talante del líder surafricano. Todo ello por no hablar de la fidedigna interpretación gestual y de la caracterización para esta obra.

La película, a mi entender, posee la música de fondo como poderoso efecto sonoro para reforzar la trascendencia de ciertas situaciones, de ciertos hitos del período de tiempo tratado. Junto con el guión, que parece establecer pausas muy concretas antes de ciertas frases pronunciadas por los protagonistas, de ésas que no se olvidan y vienen a la memoria en situaciones que se nos antojan mínimamente análogas a lo largo de nuestra vida, propician que la historia contada pierda toda sensación de ser un documental manteniendo, a su vez, un carácter verídico digno de este género.

junio 29, 2009

Good Bye, Lenin!

Posted in cine tagged , , , , a 12:20 pm por Cartier

Wolfgang Becker dirige esta película alemana de 2003, a medio camino entre la comedia y el drama, aunque predominan más facetas de lo primero que de lo segundo. Alexander, al llegar a su juventud, se muestra contrario al régimen de la República Democrática Alemana (RDA). En una manifestación que se dirigía al Muro para pedir la libertad de prensa y de movimiento en Alemania oriental, la policía interviene con gran contundencia, arrestando a Alexander. En ese momento, la madre del joven observa casualmente cómo unos agentes de paisano golpean y arrestan a su hijo. El impacto de la escena provoca un infarto a la mujer, que entra en coma. Es octubre de 1989. Ese mismo mes, caería el Muro de Berlín y los cambios económicos, sociales y culturales se producen en la RDA a un ritmo vertiginoso, de tal manera que, cuando la madre de Alexander sale del coma meses después, la república comunista que tanto amaba y para la que volcó tantos esfuerzos, ha dado paso a un mundo totalmente nuevo. A fin de evitar a su madre un sobresalto que en su estado podría resultar fatal, Alexander, junto a su hermana y su novia, harán lo posible para que su madre siga creyendo que vive en el viejo régimen.

lenin
La película es una sucesión de anécdotas de los protagonistas en su nueva vida tras el derrumbe del Telón de Acero: nueva música, nuevo cine, nuevas tendencias en decoración y arquitectura, nuevos patrones en las relaciones personales y sentimentales. El nuevo Berlín posterior a 1989 y que avanza hacia la Reunificación permanece en contacto continuo y conectado a menudo con el viejo modelo de vida de la RDA por medio de un verdadero mundo paralelo creado por Alexander para proteger la salud de su madre.

En la película se abordan como temas fundamentales el reencuentro con el padre ausente tras la Reunificación y el hecho de mentir por deferencia o amor hacia una persona, el eterno recurso a la mentira piadosa, presentada aquí, en mi opinión, de un modo deliciosamente entrañable. Los únicos inconvenientes vendrían a ser, quizá, un tono excesivamente monótono en el ritmo de la secuencia de los acontecimientos y la dificultad para sacar el jugo a ciertos aspectos de la trama o detalles de la película que pueden resultar confusos o pasar inadvertidos para alguien que no sea una persona alemana de cierta edad o que no tenga un conocimiento exhaustivo del marco temporal en el que se desarrolla el argumento de la película.

Por Joaquín Pi

octubre 29, 2008

Bobby

Posted in cine tagged , , , , , , , , a 4:43 pm por noeliass

Debemos reconocer la plena igualdad de todas las personas ante Dios y ante la ley, y en los cuerpos gubernamentales. Debemos hacerlo no porque resulte ventajoso económicamente, aunque lo es; no porque las leyes de Dios así lo dispongan, aunque así lo disponen, y no porque las gentes de otras tierras así lo deseen. Tenemos que hacerlo por la razón única y fundamental de que es lo correcto.

Robert F. Kennedy

Bobby narra la fatídica noche del 5 de junio de 1968 en la que de nuevo la intolerancia y la violencia dieron al traste con una gran esperanza en EEUU, en un país en el que el fanatismo de unos muy pocos se impone autoritariamente a la voluntad democrática de millones de ciudadanos. Robert Kennedy, como Martin Luther King, era el altavoz de aquellos que no podían clamar por justicia. Ambos murieron asesinados a tiros por cometer el error de avivar las ilusiones de los menos favorecidos, que lejos de ser una mayoría, en EEUU son un importantísimo número de personas.

La acción se circunscribe a ese día en concreto, el 5 de junio de 1968, en el que Bobby Kennedy ganó las primarias del estado de California y dió un gran salto en la carrera por conseguir ser el candidato del Partido Demócrata. La “corte electoral” del senador Kennedy se aloja en el Hotel Ambassador, donde se celebrará una fiesta para celebrar la victoria, con mitin del candidato incluido.

Son varias historias cruzadas las que dan forma a este filme, que mezcla imágenes reales de la campaña de Robert Kennedy con las imágenes de la película, dando lugar a una especie de documental histórico sobre el asesinato del hermano menor del también asesinado presidente Kennedy y a una radiografía de un país cuya sociedad civil ha alcanzado su mayor grado de activismo y movilización; movimientos por los derechos civiles, pacifistas, feministas…van tratando de trasformar las complicadas estructuras sociales norteamericanas, cambiando las mentalidades para poder ser, por fin, un país libre de sus propios complejos y condicionantes históricos. Un trabajo, por cierto, que tardó muy poco tiempo en ser destruido.

Además, la película muestra cómo es el trabajo de los agentes electorales: días sin dormir, planificación al milímetro de las apariciones en prensa, el puerta a puerta, la tensión de los recuentos…todo ello desde la ilusión desprendida por un candidato que creía firmemente en la igualdad de todos los ciudadanos norteamericanos y bajo esa idea desarrolló toda su campaña, pues en torno a él se generaron unas expectativas de cambio que nunca más han vuelto a generarse en una campaña electoral norteamericana.

Bobby es la fotografía de EEUU a finales de los años 60, empeñada en deconstruir su modernidad y dar alas a la ilusión por un mundo mejor, rota la fatídica noche del 5 de junio, con un reparto de lujo: entre otros, Anthony Hopkins, Sharon Stone, Demi Moore, Laurence Fishburne, etc. 

abril 29, 2008

Todos estamos invitados

Posted in cine tagged , , , , a 11:35 am por Cartier

Desde JSCL, realizaremos una salida al cine a ver “Todos estamos invitados”, película que trata sobre un miembro de ETA que resulta herido tras saltarse un control de la Guardia Civil.

Quedamos a las 20.30h delante de los Cines Princesa.

Os esperamos